¿Cómo afecta psicológicamente a un trabajador la pérdida de un compañero de trabajo?

Los imprevistos nunca dejan de acaecer, y tanto en el trabajo como en el seno del hogar, pueden sobrevenir los hechos inesperados e indeseados. Bien por un accidente o por una enfermedad, en algún momento de nuestras vidas, nos podemos enfrentar a situaciones como la de perder un ser querido o un compañero de trabajo. Ahora bien cómo afecta psicológicamente a un trabajador la pérdida de un compañero de trabajo, esto es bien duro, pero hay que afrontarlo.

Algunas veces este tipo de situaciones, puede ser de muchísima trascendencia en una empresa, sobre todo si no es por una larga y penosa enfermedad, donde mal que bien las personas se van acostumbrando poco a poco a que ese momento va a llegar.

Cuando se trata de algo inesperado como un accidente, la gente puede entrar en choc, en estos casos a veces es necesario que las personas más afectadas se traten con un psicólogo para poder palear la situación.

Son muchísimas, y no pocas, las veces que entre los empleados de una empresa se presentan relaciones y afectos, no permitidos, pero siempre posibles, aunque en muchos casos terminen en matrimonios,  y con todas las consecuencias que esto pudiera traer, otra veces se mantienen al margen, porque la mar de veces son relaciones ilícitas, pero bien, pero que bien intrincadas y ardientes, donde nadie puede con este par. Si uno se pone a preguntar a todos los matrimonios donde se conocieron, un gran porcentaje, va a decir que en el trabajo.

¿Qué sucede cuando muere un compañero de trabajo con el que se mantenía una relación amorosa?

Pues nada, lo peor, tener que afrontar el sobreviviente lo que se le vino encima, y si la relación era como muchas veces lo son unas relaciones a escondidas, pues tendrá que sufrir como el que más y saber sobrellevar la situación como un pedazo de sufrimiento que dios le ha dado como prueba. Después de todo, no puede ser peor que la pérdida de un hijo, por lo demás, hay que resignarse y nada más. Se tiene que seguir adelante y el tiempo todo lo borra.

No hay sufrimiento peor que la pérdida de un hijo, por lo tanto, si los padres de ese compañero tan querido lo pueden soportar, los demás tendrán también que hacerlo, es cruel hablar así, pero así es la vida y a veces tenemos que afrontar pruebas muy duras que el destino pone en nuestro camino.

De todas formas, si es demasiado el descalabro que una situación como esta ocasione en un compañero de trabajo, habrá que tratarlo psicológicamente hasta que se consuele y entre en razón para seguir trabajando.

Por parte de la empresa, ésta lo mínimo que debe hacer es declarar un duelo laborar, y cerrar sus actividades al menos por el día del entierro, también debe ofrendar una corona de flores y presentar sus condolencias a los familiares.

En algunos casos si la empresa así lo contempla en sus estatutos, o si es deseo expreso de los dueños, pudieran de alguna manera correr con los gastos funerales, o prestar algún tipo de ayuda a la viuda o familiares directos.

¿Qué debe hacer la empresa ante la pérdida de un empleado muy valioso?

Valioso, o no, después de todo es un ser humano como el que más, ante los ojos de Dios no hay más importante, ni menos importante, y la obligación de una empresa ante la pérdida de uno de sus empleados, es prestar todo el apoyo posible a sus familiares, colocar una nota de duelo en los periódicos, en la radio o donde se acostumbre en esa firma.

Finalmente aunque sea duro hay que ser pragmático, y tratar de llenar esa vacante lo antes posible, para que no se desequilibre el buen funcionamiento de la empresa.  Por esta razón, en una empresa no debe haber personas insustituibles o indispensables. Siempre debe haber en el personal la suficiente buena comunicación para que en caso de faltar un empleado, otro tenga la capacidad de sustituirlo temporal o definitivamente.

La empresa, está en el deber de prestar ayuda psicológica a los empleados más afectados, mediante charlas o tratamiento médico si así lo amerita el doliente. No olvidemos que este sentimiento tan profundo ocasionado por la muerte de un compañero de trabajo podría ocasionar grandes daños a todos, algunos, y alguno en especial.

Ese alguien en particular, debe recibir una atención especial, y si es necesario se debe considerar en la posibilidad de adelantar sus vacaciones, si la persona lo desea, mientras pasa ese periodo crítico de duelo.